Consejos para ahorrar energía en los meses más fríos

Todos queremos ser más ecológicos, pero a medida que los días se vuelven más fríos, es fácil usar más energía (y dinero) de lo que pensamos. Aquí hay algunas cosas prácticas que puedes hacer para ahorrar energía este invierno.

Las siguientes estrategias te ayudarán a ahorrar energía, ahorrar dinero y estar cómodo durante los fríos meses de invierno. Algunos de los consejos a continuación son gratuitos y pueden utilizarse diariamente para aumentar tus ahorros; otros son acciones sencillas y poco costosas que puedes realizar para asegurar el máximo ahorro durante el invierno.

Cuidur - Mantenimiento calefacciones - Consejos para ahorrar energía en los meses más fríos - Blog - Ahorro energíaAprovecha el calor del sol

Abra las cortinas de sus ventanas orientadas al sur durante el día para permitir que la luz del sol caliente naturalmente tu casa, y ciérralas por la noche para reducir el frío que puede entrar por las ventanas frías.

Cubrir las fugas que puedan tener las ventanas que tengan corrientes de aire

Ajusta la temperatura

Cuando estés en casa y despierto, pon el termostato tan bajo como sea posible y que estés cómodo.
Cuando estés dormido o fuera de la casa, regrese su termostato 10° a 15°. Un termostato inteligente o programable puede facilitar el ajuste de su temperatura.

Encuentra y sella las fugas

Sellar las fugas de aire alrededor de los cortes de tuberías, los huecos alrededor de las chimeneas y las luces empotradas en techos aislados y en los espacios sin terminar detrás de los armarios.

Programa el mantenimiento para su sistema de calefacción

Hornos y bombas de calor: Reemplaza su filtro una vez al mes o según sea necesario

Calentadores de leña y de pellets: Limpia el conducto de salida de humos con regularidad y limpia el interior del aparato con un cepillo de alambre periódicamente para asegurarte de que tu casa se calienta de manera eficiente.

Reduce la pérdida de calor de la chimenea

Mantén el regulador de la chimenea cerrado a menos que el fuego esté ardiendo. Mantener el apagador abierto es como mantener una ventana abierta durante el invierno; permite que el aire caliente suba por la chimenea.
Si nunca usas tu chimenea, tapa y sella el conducto de la chimenea.

Cuidur - Mantenimiento calefacciones - Consejos para ahorrar energía en los meses más fríos - Blog - Ahorro eurosReduce tus costes de calentamiento de agua

Baja la temperatura de tu calentador de agua. No sólo ahorrarás energía, sino que evitarás quemarte las manos.

Reduce los costes de iluminación. Usa bombillas de bajo consumo

Los LEDs usan alrededor de un cuarto de la energía consumida por un incandescente halógeno y duran hasta 25 veces más.

Mantén las puertas internas cerradas

Mantener las puertas cerradas dentro de la casa atrapará el calor en cada habitación y significará que usarás menos energía tratando de calentar su casa. Para mantener la habitación aún más acogedora, usa una alfombra gruesa para evitar que el calor se escape por el hueco debajo de la puerta.

Cocina con inteligencia

El horno calienta todos los estantes sin importar si hay comida en cada uno de ellos, así que aprovecha al máximo la energía que usas cocinando más de una cosa a la vez. Intenta cocinar varias comidas a la vez, tendrás tu cena ordenada para el resto de la semana y ahorrarás energía.

Elige mejor la ropa

¿Sabías que puedes ahorrar bajando el termostato sólo un grado? Es hora de coger las zapatillas.

Manténla constante

Tener la calefacción a un nivel bajo constante, en lugar de encenderla y apagarla continuamente, puede en realidad ahorrar energía. Esto se debe a que tu caldera utiliza mucha energía tratando de calentarse después de estar fría, entonces la energía se desperdicia cuando se calienta demasiado y necesita ser enfriada de nuevo.

Date el gusto de una buena manta de invierno

Poner una lujosa manta sobre tu edredón no sólo hace que la habitación parezca encantadora, sino que también marcará una gran diferencia en una fría noche de invierno, lo que significa que podrás mantener la calefacción a una temperatura más baja.

Bajar la presión

Las duchas eléctricas usan mucha agua, a veces incluso más que un baño. Como puedes imaginar, esto cuesta mucho dinero y utiliza mucha energía para calentarse. Intente instalar un cabezal de ducha de bajo consumo de agua y obtendrá un ahorro significativo.

Abre la puerta del horno

Una vez que termines de cocinar, abre la puerta del horno y deja que el exceso de calor caliente tu casa en lugar de desperdiciar el calor permitiendo que el extractor lo lleve afuera.

Llena la nevera

Es hora de abastecerse, porque al hacerlo le estarás haciendo un favor a tu nevera. Si la comida se compacta, se mantiene más fría.

Ser eficiente con la cocina

Usar un gran anillo de cocina para una pequeña sartén es un gran desperdicio de energía, como lo es poner una gran sartén en un pequeño anillo. Si sólo estás cocinando una pequeña cantidad de comida, asegúrate de que sólo estás usando una sartén pequeña en un anillo pequeño.

Ropa seca al aire libre

Si tienes la calefacción encendida, no malgastes más energía poniendo la ropa mojada en la secadora. Te sorprenderá de lo rápido que se seca la ropa colgada en un ventilador en una habitación caliente – ¡y tu ropa estará mucho menos arrugada que si fuera en la secadora! Pero no seques la ropa sobre radiadores, tu caldera se verá obligada a trabajar más duro y a usar más energía.

No bloquees el calor

Bloquear el radiador con objetos como sofás no es eficiente en cuanto a la energía, ya que significa que el calor es absorbido por el objeto de enfrente y la habitación finalmente se mantendrá mucho más fría.

Estar fresco

Lavar la ropa a 30-40 grados ahorra cantidades significativas de energía y dinero. Esto se debe a que el 90% de la energía de una lavadora se gasta en calentar el agua.

Apagar y desenchufar

¿No usas ese secador o plancha todos los días? Entonces no los apagues, desenchúfalos también. Los electrodomésticos siguen usando electricidad incluso cuando no están encendidos, así que estarás desperdiciando energía sin motivo. Además, asegúrate de que tu televisor esté apagado y no sólo en modo de espera, ya que esto también consume energía innecesaria.

Aísla

El calor sube, así que aislando tu techo, atraparás el calor dentro de la casa ahorrando mucho cada año. El aislamiento de las paredes también reduciría significativamente sus facturas de calefacción.

Invierte en energía solar

Podrías ahorrar hasta un tercio en tus facturas de energía instalando paneles solares. Son fantásticos para el medio ambiente y para tu bolsillo.

Reemplaza tu caldera

Si tu caldera tiene más de 15 años, probablemente es hora de una nueva versión más eficiente.

Pon los ventiladores en sentido contrario

Al pulsar un interruptor en un ventilador de techo se cambia la rotación habitual en sentido contrario a las agujas del reloj, que produce una brisa fresca, a una rotación en sentido de las agujas del reloj que empuja el aire caliente de nuevo a la circulación.

No bloquees los conductos de ventilación

Los objetos colocados delante o encima de un respiradero se interponen en el camino del aire caliente. Aproveche esta oportunidad para reorganizar los muebles.

Aislar las tuberías

Las tuberías protegidas del frío y el viento tienen menos probabilidades de congelarse. Las tuberías congeladas a menudo se agrietan, y esa es una reparación muy costosa.

Revisa tu factura

El departamento de facturación de la compañía de servicios públicos puede cometer errores. Cuestiona cualquier número extraño y asegúrate de que el medidor coincida con el uso indicado en la factura.

Deja que la lavandería se amontone

La lavadora usa la misma cantidad de energía sin importar cuánta se introduzca. Es más eficiente energéticamente hacer grandes cargas que pequeñas cargas.

No rellenes la secadora

El consejo de ahorro de energía para el secado es opuesto al del lavado. Cuanta menos ropa haya en el interior del aparato, menos energía utiliza.

Añadir menos detergente

Primero seca ropa ligera

Esta táctica ayuda a acumular el calor en la secadora para las telas más pesadas.

Cubre las ollas hirviendo

El agua en una olla cubierta se calienta más rápido y usa menos energía.

Cocinar con sartenes limpias

Muchas cosas negras en la superficie exterior de las ollas y sartenes bloquean el calor para que no llegue a la comida del interior, por lo que el tiempo de cocción es más largo. Frota y frota después de cada uso.

Mantener el horno cerrado

Cada vez que se abre la puerta, salen unas decenas de grados de calor.

Usa la tostadora y el microondas

Cocinar o calentar la comida con una tostadora o un microondas ahorra más energía que calentar en la estufa o en el horno.

Cubrir los alimentos y los líquidos

Siempre cubra los artículos almacenados en el refrigerador. Si no lo hace, se libera humedad y el compresor trabaja horas extras.

Duchas rápidas y calientes

Las duchas largas y calientes usan más agua y más energía. Ahorra en ambas cosas saltando dentro y fuera rápidamente.

Lavarse el pelo cada dos días

Reducir el tiempo de ducha y el uso de agua caliente lavando el cabello con menos frecuencia, a menos que se vuelva grasoso rápidamente.

Apagar el agua mientras se afeita o lava los dientes

Piensa en toda el agua y la energía que ahorrarás.

Llenar un fregadero para lavar

Ya sea lavando los platos o lavando las manos, llene el fregadero con agua para hacer espuma en lugar de abrir el grifo.

Repartidores de costes

Más información en https://minus.es/

Todo lo que necesitas saber sobre el mantenimiento de tu calefacción en Cuidur.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *